El azufre (S) tiene una gran importancia en la agricultura, tanto del punto de vista de la agronutrición como en la productividad de los cultivos.

Es muy importante en el equilibrio que presenta junto al nitrógeno, ya que, sin una cantidad suficiente de azufre, las plantas no podrían usar el nitrógeno, ni otros nutrientes de manera eficiente para alcanzar su máximo potencial.

Es un constituyente estructural de compuestos orgánicos, tales como los tres aminoácidos azufrados (cistina, cisteína y metionina), que intervienen en la formación de proteínas, aceites, vitaminas. Igualmente, en los procesos fotosintéticos se requiere de la presencia de (S). Este nutriente tiene funciones de protección de las células, al evitar la deshidratación por calor, sequía y frío.

Las plantas además contienen una gran variedad de otros compuestos orgánicos con azufre: Los volátiles, como en las cebollas, donde son los responsables del lacrimeo, los Tioles (alutación, proteína antioxidante.), que se consiguen en las espinacas, patilla, espárragos, aguacates, fresas, auyama, brócoli, coliflor, nueces, tomates y ajo) y los glucosinolatos, que son muy abundantes en las Brasicaceas (coliflor, rábano, repollo) que contribuyen a la defensa de las plantas frente a insectos y patógenos y también tienen propiedades beneficiosas para la salud humana, debido a su potencial mecanismo de protección de enfermedades infecciosas y al cáncer.

La más importante fuente de azufre para los cultivos, es el sulfato y tiene que ser reducido en la planta a sulfuro, porque es la forma en que se encuentra en la mayor parte de las moléculas orgánicas que contienen (S).

Este proceso de reducción, depende de la fotosíntesis.

La absorción del azufre de la solución del suelo por las plantas se realiza, exclusivamente como ion sulfato, en el rango de pH al que normalmente están expuestas las raíces, su absorción no es muy sensible al pH. Las plantas también son capaces de captarlo de la atmósfera, como acido sulfhídrico (H2S), dióxido de azufre (SO2).

El azufre es poco móvil dentro de la planta. En condiciones de deficiencias de este nutriente, las hojas más jóvenes presentan una clorosis característica. Su deficiencia tiene un efecto retardador pronunciado en el crecimiento de las plantas y está caracterizada por plantas cloróticas malformadas, atrofiadas, delgadas y espinosas. Todo lo anterior, genera perdida de producción, resistencia al estrés ambiental y a las plagas

Hoja de Soya con Deficiencia de Azufre
Hoja de Soya sin deficiencia de Azufre
  • El azufre (S) elemental, es un fertilizante de liberación lenta y para ser absorbido por las plantas requiere ser transformado en ion sulfato (SO4), por los microorganismos del suelo. En general se usa para la recuperación de suelos sódicos.
  • Sulfato de amonio (NH4SO4), 21%N y 24% de S, puede usarse solo o en mezcla.
  • El Tiosulfato de Amonio o ATS, (NH4)2 S2O3), es un fertilizante líquido que contiene 12% N y 26% S., puede aplicarse directamente al suelo en mezclas, vía aspersores o a través de sistemas de riego.
  • El Sulpomag, sulfato doble de potasio y magnesio (22% S, 18% MgO y 22 % (K20)
  • El Sulfato de Calcio (yeso) hidratado (CaSO4.H2O; 17-20% Ca y 14-18 % S), es una fuente de calcio y azufre. Su uso más recomendado es para la recuperación de suelos sódicos y suelos ácidos.

Autor: Ing. Agronomo Cesar Aguilar
Agromarketing

Deja una respuesta